El sitio web, una estrategia clave para competir en el mercado.

Escrito por Jennifer Eggs

El Oct 18, 2014

Ante la incertidumbre y riesgo manifiesto en todo tipo de negocios parecemos no saber cuál es la decisión correcta. Nos cuesta aproximarnos a un posible resultado, o en todo caso, necesitamos dinero para que un profesional haga esta tarea.

El mercado hoy es totalmente dinámico. No se sabe cómo va a reaccionar. Nos intriga saber si nuestra inversión será rentable; qué podemos hacer para satisfacer a nuestro espíritu ambicioso que espera resultados; a qué apostar; cómo captar clientes; a quiénes venderles; cómo hacer para que nos elijan. Miles son las preguntas que atraviesan permanentemente la mente de un emprendedor nato. Lo cierto es que “algo hay que hacer”, siempre. No debemos quedarnos con los rasgos del antiguo negocio tradicional. Debemos incentivar el consumo; lograr permanencia, posicionamiento en la mente y el corazón de nuestros clientes.

Debemos lograr esa tan mencionada y cierta ventaja diferencial, ese sustento intangible de nuestro negocio. Una vez que logremos este lazo “casi sentimental” entre los productos/servicios que ofrecemos y los clientes, lo demás llega. Es una ardua tarea, no es nada fácil lograrlo. Requiere de mucho conocimiento e información acerca del grupo de personas que compone nuestro nicho, nuestro segmento; pero es posible.

También la accesibilidad al uso de estas herramientas depende del tipo de negocio. No es lo mismo practicarlo en un mercado de commodities que en el de la alta tecnología. Es cierto que hay negocios más aptos para el desarrollo del recurso intangible. Suelen ser los relacionados con la satisfacción de deseos, los irracionales.

De todos modos, siempre hay algo por hacer, por intentar poniendo nuestros mejores esfuerzos, creyendo en que es posible y aggiornándonos a la economía moderna.

Quiero compartir esta vez con ustedes una herramienta que es, a mi criterio, necesaria, económica, casi indispensable en la vida de nuestros negocios. Si sabemos ocuparla, aprovechar su información oportuna, podría convertirse en la clave estratégica para el cumplimiento de los objetivos.

Intento con estas descripciones referirme al sitio web. Es la forma de convertir clientes; “acapararlos” en un lenguaje más corriente.

Lo que ocurre es que la mayoría de los emprendedores cometen el error de dejar en un segundo plano a su sitio web. Incluso, en algunos casos, siendo sus pretensiones captar clientes potenciales a través de las redes sociales. Creen que ya no es importante tener uno debido a la gran diversidad de medios de venta que existen.

El sitio web, en palabras de José María Lamorte, es la “columna vertebral” de cualquier estrategia en Internet. A esto yo agregaría que es el sustento de cualquier estrategia, no sólo vía Internet. Tener un sitio web nos identifica, habla de nosotros. Si somos estructurados o no, si le damos importancia a la comunicación o no, si brindamos confiabilidad o no, entre muchísimas otras cuestiones que no debemos dejar de tener en cuenta a la hora de montar un negocio.

Un sitio web permite contactar, casi diría sin ánimos de exagerar, con el mundo entero. Hoy día estamos todos intercomunicados. La información puede llegar a cualquier lugar. Esto es una oportunidad que nos brinda la globalización pero que puede resultar una amenaza si no sabemos comunicar correctamente. Por esto, un sitio web debe definirnos, demostrar nuestra autenticidad y sobre todo, ser merecedor de un uso adecuado.

Un sitio web propio es fundamental para aparecer en los buscadores, por ejemplo Google. Nos permite estar visibles en la red para que los potenciales clientes nos conozcan; para que alguien “casi sin querer” arribe a nuestro sitio por una vía que creíamos remota; permite relacionarnos; crear nuestro medio de interacción e intervención. Crear ese medio donde decidimos “movernos”, decidir con qué información y enlaces relacionarnos, etc. Todo hace a la esfera en la que operamos y que la gente puede conocer con unos pocos “clicks”.

Obviamente, la estrategia del sitio web consiste en algo más que crearlo. Debemos actualizarlo, publicar anuncios on line. Debemos lograr trasmitir nuestra identidad. Por eso, tener un sitio web sin más, no basta.

Es conveniente que conozcamos algunas herramientas de evaluación de nuestro sitio. Éstas nos arrojarán, en general,  datos numéricos que debemos analizar. Volvemos a lo mismo, un sitio por si sólo, no es nada. Debemos “hacerlo hablar”

Esta es la oportunidad de la que hablo; la globalización nos ha abierto un sinfín de puertas que debemos ser capaces de captar y aprovechar.

Retomando la relevancia del sitio web, debemos  establecer una serie de recomendaciones o prioridades:

  1. En primer lugar se debe analizar el tráfico y todo lo que hacen los visitantes que llegan al sitio. Ésto nos permitirá clarificar lo que debemos ofrecer, qué es lo que están buscando.
  2. Aprender a “leer” los sitios web; ver qué es lo que les funciona a las empresas competidoras.
  3. Medir y analizar el tráfico de un sitio web. Conocer cómo está “rankeado” nuestro sitio en Internet.
  4. Calcular el tiempo de permanencia de los usuarios en la web. Saber de dónde provienen las visitas y ver cuáles son las palabras claves que lo posicionan en los buscadores.
  5. Averiguar la cantidad y calidad de los enlaces que recibe un sitio web.
  6. Ver qué campañas publicitarias realiza la competencia y cómo le resultan.
  7. Encontrar sugerencias de palabras clave con información sobre lo que más buscan los usuarios.
  8. Keywords. A través de una URL o simple palabra clave podemos saber cuáles son los sitios vinculados a esa palabra mejor posicionados.
  9. Evaluar si la velocidad de carga del sitio web es aceptable.
  10. No olvidar que existe una rama del marketing “SEO” que se ocupa de optimizar el sitio web en los buscadores para que aparezca en el mejor lugar en cuanto a búsquedas de usuarios.
  11. Evaluar el “impacto social” del sitio. Importantísimo.

Éstas son tan sólo recomendaciones que no debés dejar de saber. Está en vos probar. Además requiere de mucha paciencia, disposición y ocupación. Un sitio web actualizado y acorde requiere de una visión superadora atenta a los cambios en Internet que suelen ser vertiginosos, rápidos y constantes.

Para llevar a cabo una estrategia de este tipo debemos estar preparados. Hay asesoramiento muy valioso sobre el tema. Deberás evaluar esta inversión o dedicar tiempo a la búsqueda de herramientas gratuitas que también resultan útiles.

Internet ha pasado a ser  “el sistema nervioso” de la economía. No debes quedar fuera.

Podría gustarte también…

Inbound marketing: el vínculo ante todo.

Inbound marketing: el vínculo ante todo.

Increíblemente, ya estamos atravesando la mitad de este año, muy particular y complejo. Todos, en mayor o menor medida, debimos modificar nuestras rutinas y prácticas de la vida cotidiana para adaptarnos a las condiciones en las que estamos viviendo, actualizando y...

El color y su lenguaje

El color y su lenguaje

A través de sus diversas tonalidades, los colores nos brindan la oportunidad de expresar cosas que, mediante palabras, sería imposible manifestar; tienen el poder de evocar contenidos, sensaciones y significados muy arraigados en las personas, tanto de naturaleza...

Tendencias 2020: anticipate al Marketing Digital

Tendencias 2020: anticipate al Marketing Digital

Llegó febrero, y con él transitamos ya el segundo mes de un año que tiene muchas propuestas para ofrecernos si de marketing digital se trata. Para que no pierdas tiempo y seas el primero en conocerlas e incorporarlas a tu emprendimiento, desde MARKETINADOS preparamos...